Blog
20 April 2017
nadadoras Natlie Lubascher Chile Kelly Kobler
Kelley Kobler y Natalie Lubascher: Nuestro objetivo es llegar a Tokio 2020

La meta de estas competidoras de nado sincronizado es ambiciosa. Nunca antes un equipo chileno de esta disciplina ha llegado a los Juegos Olímpicos. Por eso, se preparan intensamente. Son deportistas de alto rendimiento y hoy tienen sus energías puestas en lograr una medalla para Chile en los Juegos Bolivarianos, que se desarrollarán en Colombia a fines de este año.

Su rutina comienza en el agua a las 5:30 AM, práctica que se extiende hasta las 8:00 AM en el Stadio Italiano. A esa hora se separan. Natalie se dirige a la Viña San Pedro Tarapacá, donde trabaja como agrónoma-enóloga y Kelley va a la Universidad del Desarrollo donde estudia fonoaudiología, para luego volver a la piscina en la tarde. Pero eso no es todo, porque a la hora de almuerzo ambas se dirigen a los gimnasios Sportlife para realizar un acondicionamiento físico. Natalie se prepara en la sede Vitacura y Kelley en San Carlos de Apoquindo.

“El equipamiento es muy completo y la posibilidad de entrenar en Sportlife ha sido de gran ayuda para nosotras. Me queda al lado de la universidad y siempre hay máquinas disponibles para ocupar”, comenta Kelley Kobler.

Este deporte necesita de mucha flexibilidad, velocidad y control físico. “Por eso en el gimnasio hago indoor cycling tres veces por semana y los otros dos días preparación física general”, agrega Natalie Lubascher.

Con 23 y 27 años, Kelley y Natalie respectivamente, se proyectan compitiendo por muchos años más, puesto que el nado sincronizado es uno de los deportes más longevos. Su pick en la alta competencia es entre los 25 y 35 años. “Es un deporte amigable, porque no tiene la carga de otros sobre las articulaciones, además, la acumulación de años de experiencia bajo el agua es clave, por lo que seguiremos en este camino. Somos felices, el nado sincronizado es nuestra vida”, concluyen estas dos promesas del deporte chileno.